lunes, 5 de junio de 2017

Vitamina D contra el dolor

Ya nos hemos hecho eco de las numerosas propiedades que tiene la vitamina D. La más conocida es como interviene en el metabolismo óseo al mejorar la absorción del calcio, pero aún siendo importante esta acción, posiblemente sea la menos importante de todas las que desarrolla en el metabolismo humano, pues previene ciertos cánceres, mejora la fertilidad, evita brotes en la esclerosis múltiple, etc.

Dentro de estas acciones "no óseas", se ha podido comprobar que también interviene en el control del dolor y que podría ser un buen aliado en enfermedades como la artrosis, las lumbalgias crónicas, la fibromialgia o los dolores menstruales, junto con una buena calidad del sueño, según se desprende de un articulo publicado en "Journal of Endocrinology".

Según los autores, la administración de suplementos de vitamina D asociada a una buena higiene del sueño, puede tener un valor terap'éutico, no solo en los trastornos del sueño, sino también en la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas que cursen con dolor.

2 comentarios:

josé maría dijo...

Doctor cuales serían las fuentes apropiadas para la suplementación de vitamina D?
para una persona de 75 años con dieta equilibrada en base a pollo, pescado,verduras y frutas
sin alcohol ni tabaco y con alguna exposición diaria al sol (vida rural)y que por ahora solo presenta algunos problemas de artrosis por edad.

muchas gracias por sus consejos un abrazo

Dr. D. Joaquín Outón Ruiz dijo...

Son escasos los alimentos capaces de proporcionarnos una cantidad importante de vitamina D. Antiguamente se usaba con mucha frecuencia el aceite de hígado de bacalao, que hoy en día lo podemos encontrar en forma de perlas para evitar su sabor.
En general las mejores fuentes son los pescados azules y en menor cantidad las vísceras animales (especialmente el hígado de ternera que no recomiendo a no ser que fuera ecológica), la yema del huevo, el queso y como fuente vegetal, pero insisto que muy escasa, los champiñones.